¿Cómo podemos prevenir el contagio de gérmenes y bacterias?

Lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente es la mejor forma para prevenir la transmisión de virus, gérmenes y bacterias, por lo que es recomendable practicar este hábito con frecuencia, es decir varias veces al día. 

Los gérmenes, virus y bacterias se encuentran en el aire, el suelo, el agua, los animales e incluso en algunas personas, es que en la mayoría de los casos están presentes en todo lo que tocamos y pareciera que no podemos librarnos de ellos. 

Las manos del ser humano son el vehículo principal de transmisión de estos microbios, por lo que lavarse las manos varias veces al día puede prevenir enfermedades respiratorias o diarreicas, según los expertos en salud. 

El modo correcto para limpiarse las manos 

Aunque parezca que nuestras manos están limpias, eso no significa que estén libres de bacterias o virus, por consiguiente, es necesario destinar varios momentos del día para lavarnos las manos con agua y jabón, es importante hacerlo antes de comer o después e ir al baño, así como al momento de manipular los alimentos. 

De igual forma, es importante lavarse las manos luego de usar el transporte público, tocar las mascotas y haber tenido contacto con personas que padecen de alguna enfermedad, según la Organización Mundial de la Salud debemos lavar nuestras manos de la siguiente manera: 

  • Mojar las manos con agua limpia. 
  • Aplicar una pequeña cantidad de jabón neutro. 
  • Frotar los dedos y los espacios entre ellos. 
  • Frotar las uñas contra las palmas, 
  • Frotar el dorso de cada mano. 
  • Retirar el jabón con agua corriente y limpia. 
  • Secar las manos con una toalla. 

Si al momento de lavar tus manos no hay agua ni jabón disponibles, lo más recomendable es usar un desinfectante de manos que contenga como mínimo 60% de alcohol, este tipo de desinfectante ayuda a reducir rápidamente la cantidad de microbios en las manos, pero es importante acotar que no los elimina todos y por ende no se puede reemplazar por el lavado de manos. 

Consideraciones finales 

Es importante que el tiempo que destines a lavar tus manos evitarás que los microbios que están en el ambiente tengan contacto con tu sistema inmunológico, lavarse las manos con frecuencia es uno de los hábitos más importantes para prevenir enfermedades. 

Por su parte, en el hogar también hay que tener buenos hábitos de limpieza e higiene, aunque no es una de las actividades más agradables, es lo mejor para evitar la proliferación de virus y bacterias. 

De igual forma hay que limpiar varias veces a la semana las anillas de las cerraduras de las puertas porque se utilizan con frecuencia, puedes contactar a un cerrajero profesional, en la actualidad algunas cerraduras permiten ser abiertas con solo acercar el móvil sin tener la necesidad de tocar la cerradura. 

Es importante recordar que algunos gérmenes pueden sobrevivir y proliferar durante varias horas o menos, así que hay que tomar las medidas de limpieza pertinentes para eliminarlos, procure limpiar la puerta con un paño limpio y recuerde lavarse las manos. 

error: Content is protected !!