Cómo tratar un resfriado, desde beber líquidos hasta hacer ejercicio

Ahora que el invierno está entrando, es inevitable que los resfriados pronto comiencen a circular por todas partes. Y no importa a qué te dediques, si vas a la oficina, al colegio, o trabajas como cerrajero visitando a tus clientes, no estás exento de contagiarte.

Si bien esa picazón en la parte posterior de la garganta puede provocar esa sensación ominosa de una enfermedad inminente, puedes tener la certeza que con estos consejos vas a poder cortar ese resfriado de raíz lo antes posible.

Como debes saber, el resfriado común es algo para lo que no existe cura, sin embargo, existen ciertos remedios que te ayudarán tanto a aliviar los síntomas como a reducir el tiempo que dure el virus.

A continuación, encontrarás algunos consejos para tratar tu resfriado que te ayudarán, desde asegurarte mantenerte bien hidratado hasta agregar algo de ejercicio a tu rutina.

No dejes de alimentarte e hidratarte

Es importante que tengas cuidado desde que sientas los primeros síntomas.  La mejor elección es mantenerte lo suficientemente hidratado, principalmente tomando agua, y evitando alcohol, café y gaseosas.

Incluye en tu dieta jugos naturales ricos en vitamina C  y zinc, elementos que de por sí combaten infecciones y resfriados.

Consume sopas y caldo de pollo, que te ayudarán a aliviar la congestión y por supuesto a prevenir la deshidratación.

No olvides incluir una buena variedad de verduras y frutas.

Descansa

No descansar hará que la velocidad de tu recuperación sea más lenta, sin mencionar que pondrás bajo riesgo a más personas de ser contagiadas.

Al mejorar el sueño y reducir el estrés estarás ayudando a tu sistema inmunológico a recuperarte.

Alivia tu garganta

Invertir en pastillas antibióticas para la garganta puede ayudar a aliviar el dolor de garganta y, al mismo tiempo, evitar que el resfriado empeore.

Otra recomendación sería hacer gárgaras con agua tibia con sal y chupar cubitos de hielo, caramelos de hielo o caramelos duros para calmar la irritación de la garganta.

Por favor, no utilices estos remedios en niños pequeños, ya que podrían ahogarse.

Sudar

Parece contradictorio, pero estudios han demostrado que el hacer ejercicio ligero, y sudar, podría resultar beneficioso.

Algunos de los participantes en un estudio incluso dijeron que se sentían mejor después de su sesión de ejercicio a pesar de sus resfriados.

Sin embargo, si tiene una afección médica subyacente, como asma, enfermedad cardíaca u otras enfermedades médicas, debes consultar primero con tu médico, ya que el ejercicio puede empeorar un problema médico existente.

Alivia la congestión nasal

El sonarse la nariz con fuerza y con frecuencia, puede llegar a irritar el interior de la nariz, dañando el revestimiento y los senos nasales.   Inclusive puede causar molestias que potencialmente te harían propenso a llegar a sufrir de sinusitis.

En su lugar, puedes intentar usar un aerosol salino de venta libre antes de soplar, o preparar tu propia solución salina, para irrigar tu nariz, lo que suavizará el moco y hará que su nariz se sienta menos congestionada.

Otra buena idea, y también natural, es colocar unas gotas de aceite de eucalipto, o unas hojas de eucalipto o menta en una olla con agua caliente y respirar el vapor que emana de ella.  No sólo descongestionará tu nariz, sino también tus bronquios, evitando así la tos.

Así que con estos consejos podrás prepararte para que tu resfriado común, pase rápidamente y puedas retomar tus labores cotidianas.