La piel y sus cuidados

Las personas saben que la piel es el órgano más extenso del cuerpo, el cual está compuesto por tres capas como la epidermis, la dermis e hipodermis. No solo es importante cuidar la piel por cuestiones de estética.

También es importante saber que cuenta con una barrera frente a productos químicos nocivos, el frio, el calor, radiaciones solares y microorganismos dañinos, mantiene el balance hídrico del organismo, se encarga de la correcta percepción del tacto, la temperatura, el dolor, la presión, mediante sus receptores.

El tipo de piel de las personas como los cerrajeros, está determinado por el tipo de fluido que las glándulas sebáceas y sudoríparas segregan para mantenerla húmeda, si esta segregación es acuosa se habla de una piel seca o normal, si es oleosa esta piel es grasa y si existen un equilibrio en los fluidos es una piel mixta.

Cuidados de la piel

Cada tipo de piel requiere de cuidados específicos, también existen factores determinantes como, la edad, el sexo, factores ambientales, fisiología, para elegir un tipo de producto o tratamiento cosmético.

Ante la presencia de acné, hipersensibilidad, envejecimiento, se deben ampliar los cuidados, existen muchos lugares donde realizan diversidad de jornadas y consultas con respecto a los cuidados de la piel.

Transforma en un hábito la higiene diaria de tu rostro: Es importante limpiar la cara dos veces al día, por las mañanas y al acostarse, para eliminar maquillaje y toxinas, para que esta limpieza sea efectiva y no agresiva, se deben utilizar productos específicos para el rostro.

Nutre la piel a profundidad: La hidratación es clave de una piel sana y elástica, no solo en el rostro sino en todo el cuerpo, para ello debes elegir leches hidratantes que se adapten a tu tipo y aplicarlas mediante masajes suaves.

Consumir agua de manera abundante: El agua mantiene la piel hidratada y elimina toxinas, contiene nutrientes, minerales y vitaminas excelentes para la piel como el calcio, el sodio y magnesio. El truco es ingerir líquidos sin tener que esperar tener sed.

La edad influye: En el caso de ser joven tu piel demandara hidratación y foto-protección, y a medida que pasan los años debes dedicarle más tiempo, una buena dosis de nutrición y antioxidantes.

Fotoprotección durante todo el año: No solo durante el verano se debe resguardar la piel de los radicales solares, también tienes que tomar precauciones el resto del año, en zonas montañosas, con protectores de alta graduación, gorras, gafas de sol, sombreros.

Las áreas de la cara donde aparecen lesiones provocadas por el sol son la nariz y los labios, por lo tanto debes aplicar fotoprotector y utilizar protector labial con SPF alto.

Vigila la aparición de manchas: Estas suelen aparecer por la incorrecta exposición al sol, se debe mantener alerta frente a pigmentaciones con el fin de evitar extensión u oscurecimiento.

No existe mejor medicina que la prevención, las pecas y lunares son de cuidado, en caso de percibir variaciones en su color y tamaño se debe acudir al dermatólogo.

Mima tus manos: La piel del dorso es una de las partes del cuerpo que refleja la edad, al estar expuesto al sol debes hidratarlas y protegerlas constantemente.

error: Content is protected !!