¿Malestares durante el embarazo? Te contamos como eliminarlos

El embarazo es una experiencia nueva para el organismo, y puede ocasionar diferentes malestares. Los primeros meses son fundamentales, porque se forman los órganos del bebé, por ello es recomendable un control médico desde el principio de la gestación, para lograr una excelente formación.

Esta etapa es muy bonita, pero es importante la preparación física para poder ofrecer a esa nueva vida aspectos importantes como la salud, seguridad y mucho amor. Así que no permitas que los malestares empañen ésta experiencia maravillosa de ser madre.

Náuseas

En los primeros meses de embarazo es muy normal que presentemos náuseas, por lo general están acompañadas de vómitos, y ocurren con mayor frecuencia en horas de la mañana, específicamente al despertar.

En estos casos, lo mejor que puedes hacer es tomar las previsiones y seguir las recomendaciones, como lo haces cuando el cerrajero gira instrucciones por tu seguridad.

Mantén al lado de tu cama unas galletas dulces o pan tostado, y antes de que te levantes, come un poco y quédate en cama por unos 15 minutos, luego puedes continuar con tu rutina.

Acidez

Sufrir de acidez durante el embarazo es normal, da sensación de ardor en el pecho y la garganta, esto se debe al incremento de la progesterona que relaja el músculo del esfínter esofágico inferior y hace más lento el vacío gástrico, lo que irrita la zona y a veces la inflama.

Para ayudar un poco con la acidez, evitar comer alimentos que la producen, realizar cambios en la dieta hasta detectar los alimentos que no te ocasionan acidez, intenta comer poco a poco.

Estreñimiento

Los cambios hormonales durante la gestación, el aumento de la progesterona hacen lento todo el proceso digestivo, esto incluye el tránsito intestinal, debes consumir mucha fibra, realizar ejercicios acordes a tu estado e ingerir abundante líquidos.

A medida que el embarazo avanza el útero va presionando el recto, para los últimos meses que el útero logra un gran tamaño, comprime más los intestinos y se hace casi imposible el proceso que éstos cumplen.

Tensión mamaria

Se produce porque los pechos se preparan para amamantar, entonces crecen, provocan cierta tirantez, la areola se pone más oscura y los bultos que se encuentran alrededor del pezón se hinchan.

Desde el embarazo debemos cuidar los pechos con cremas hidratantes, utilizar brasier de algodón, sin aros y con tirantes anchos de algodón para evitar que los tejidos de los pechos no pierdan firmeza y favorezcan la caída del pecho tras el parto y la lactancia.

Cansancio

En la primera etapa nuestro organismo empieza a producir más sangre, nuestro corazón y otros órganos trabajan más de lo normal para la creación del bebé, esto debe ocasionar en parte el cansancio.    

Es muy normal que el embarazo ocasione cansancio, por eso debes descansar y dormir toda la noche, dormir siesta, sentarte relajadamente a descansar.

Es probable que esto ocurra por los cambios hormonales, en especial por el drástico aumento de la progesterona, pero también hay que estar atenta a tus niveles de hemoglobina en sangre.

Procura mantener una buena alimentación, realizar ejercicios y descansar lo más que puedas.